¿Qué hago si tengo vecinos ruidosos?

vecinos-ruidosos

Todos queremos sentirnos a gusto en casa, pero hay ocasiones en las que la presencia de vecinos ruidosos puede hacer que no seamos capaces de relajarnos y de disfrutar de nuestro tiempo libre en nuestro hogar y en compañía de la familia.

Tratar con un vecino molesto puede llegar a ser un tema complejo, por eso hay que evitar siempre la confrontación y recurrir a la paciencia y la educación, probando con diferentes vías para solucionar el conflicto.

 

CTA - Botón - Convivencia vecinal

 

Los límites del ruido

Las normas básicas de convivencia nos dicen que no deberíamos molestar a los vecinos. No se trata de estar en completo silencio en casa, sino de evitar aquellas conductas que sabemos a ciencia cierta que pueden molestar a los demás. Por ejemplo escuchar música a un volumen muy alto o ponernos a usar la taladradora a las diez de la noche.

A esas normas sociales se suman las normas legales. En cada municipio existe una Ordenanza Municipal que regula el ruido, estableciendo unos límites de horario para el mismo. Aunque esa normativa cambia en cada localidad, lo habitual es que se suela establecer que desde las 00:00 hasta las 08:00 horas o desde las 23:00 horas hasta las 07:00 horas del día siguiente todos debemos abstenernos de realizar actividades que puedan resultar molestas.

Son actividades molestas aquellas que por el ruido o las vibraciones que provocan pueden afectar al descanso y tranquilidad de los demás.

Dentro de este horario deberíamos evitar acciones como:

  • Ver la televisión con un volumen alto.
  • Poner música.
  • Poner la lavadora.
  • Mover muebles.
  • Hacer obras o reparaciones en casa.

Durante la noche el ruido es muy molesto, y por eso la normativa nos ofrece una especial protección para garantizar un buen descanso. Sin embargo, esto no quiere decir que durante el día podamos hacer todo el ruido que nos dé la gana.

Lo normal es que durante el día las actividades que realizamos en nuestro domicilio no superen los 35 decibelios y que por la noche el nivel de ruido se mantenga entre 25 y 30 decibelios.

Los decibelios se miden con un aparato especial del que suele disponer la Policía. Pero no hace falta usar un medidor de decibelios para saber si estamos molestando a los demás con nuestro ruido, basta con aplicar el sentido común.

Pero puede ocurrir que hayas topado con vecinos ruidosos que no respetan las normas ¿qué puedes hacer entonces?

Buscando una solución por la vía pacífica

Si tienes un problema con las actividades de tu vecino, lo mejor que puedes hacer es decírselo. No hay que enfadarse ni montar ningún tipo de jaleo, se trata de hablar las cosas tranquilamente e intentar hacerle comprender que está alterando tu descanso.

En caso de que tu vecino sea una persona razonable, seguramente una charla le hará entrar en razón. Pero en caso de no ser así, deberás comunicar la situación al presidente de la comunidad de vecinos. Él puede mediar en el problema, intentando que el vecino molesto cambie de actitud.

Si de esta forma tampoco se consiguen buenos resultados, la siguiente opción es que la comunidad de vecinos, reunida en junta, decida las medidas a tomar. En estos casos se puede adoptar algún tipo de sanción (si lo prevén los estatutos de la comunidad) o bien se puede decidir acudir a la mediación de conflictos o directamente a la vía judicial.

Hay que tener en cuenta que la mediación de conflictos es voluntaria y, si el vecino molesto no está dispuesto a dejar de molestar, lo más probable es que no se presente al acto de conciliación.

Buscando la solución judicial al problema de los vecinos ruidosos

El Tribunal Constitucional ha manifestado que los ruidos molestos afectan directamente al derecho fundamental a la integridad física y moral y también a la intimidad. Esto implica que, si tu vecino no deja de molestar, tienes derecho a acudir a los tribunales para que sean ellos los que pongan solución al problema.

Puedes optar por presentar una demanda ante un juzgado civil o un juzgado contencioso administrativo a fin de exigir que tu vecino cumpla la normativa y deje de molestar con sus ruidos. Para ello habrá que contar con abogado y procurador.

Ten en cuenta que para que tu demanda tenga mayores posibilidades de éxito será preciso que aportes pruebas de su actividad molesta. Puedes presentar testigos e incluso los informes elaborados por la Policía si en algún momento los has llamado para denunciar el exceso de ruido.

La autoridad judicial examinará las pruebas presentadas y si decide que tienes razón establecerá las medidas que debe adoptar tu vecino, principalmente poner fin a la actividad que está dando lugar a los ruidos.

 

CTA - Post - convivencia vecinal

Otros lectores también se han interesado por estos artículos:

¿Te ha sido útil este artículo?

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.