Aviso sobre nuestros seguros y servicios

Hemos detectado que la IP tu dispositivo no se encuentra en España. Te informamos de que no podemos ofrecer seguros ni servicios jurídicos fuera de la legislación española.

Hipoteca vs Alquiler ¿Cuál es la mejor opción?

¿Comprar o alquilar? Una pregunta sencilla pero con difícil respuesta que ronda por la cabeza de muchos a la espera de encontrar cuál es la mejor de las dos opciones.

 

DAS - CTA - Boton - Claves alquilar vivienda

 

Hipoteca, el momento de comprar una casa

 

Cuando llega el momento de comprar una casa son pocas las personas que pueden hacer frente al pago por sí mismas. La mayoría de los compradores necesitan solicitar un préstamo a una entidad financiera para poder pagar la vivienda y, para esto, lo que se suele hacer es optar por una hipoteca.

Dicho tipo de préstamo está compuesto por dos partes. En primer lugar, se encuentra el contrato principal de préstamo, mediante el cual la persona o entidad financiera seleccionada, acreedor, presta una cantidad de dinero a la otra parte, el deudor. En segundo lugar está la hipoteca como una garantía que el deudor, u otra persona en su representación, proporciona al acreedor. De esta forma, uno o varios inmuebles son utilizados para asegurar a la entidad la devolución del dinero. En caso de no realizarse dicha devolución, los inmuebles podrán venderse en pública subasta cobrando la deuda.

Ahora bien, es importante destacar que existen tres tipos distintos de hipotecas:

 

  1. Hipotecas a tipo fijo: tanto el tipo de interés como las cuotas no varían a lo largo del plazo hipotecario pactado y de la vida del préstamo.
  2. Hipotecas a tipo variable: las cuotas mensuales se mantienen constantes en cada período de revisión, que puede ser tanto anual como semestral, y se van modificando en relación al tipo de interés aplicado en el momento en el que la cuota es revisada y recalculada.
  3. Hipotecas a tipo mixto: combina el funcionamiento de la hipoteca fija y la variable. Durante un período inicial el banco ofrece la hipoteca a un tipo de interés fijo que, posteriormente pasará a ser variable variando en función de un referencial, como pueden ser el euribor, una moneda extranjera, etc.

 

Hipotecas de tipo fijo

 

Ventajas:

  • La cuantía a abonar por el cliente es la misma desde el principio hasta el final del plazo hipotecario evitando cualquier tipo de sorpresa derivada de las subidas y bajadas de los tipos de interés.
  • Mayor sencillez a la hora de calcular los gastos fijos con los que se gestionará la economía familiar.

 

Inconvenientes:

  • Están sujetas a tipos de interés más altos que las hipotecas variables.
  • Plazos de amortización reducidos entre los 10 y 15 años.
  • Están sometidas al pago de un mayor número de comisiones y más elevadas.

 

Hipotecas de tipo variable

 

Ventajas:

  • Posibilidad de aprovecharse de una bajada de los tipos de interés al realizarse la revisión.
  • Plazo de amortización más largo, hasta los 40 años.
  • Comisiones más reducidas llegando a ser nulas.

 

Inconvenientes:

  • Al igual que los clientes pueden verse beneficiados por las bajadas de los tipos de interés también pueden verse perjudicados cuando estos suben y aumentan las cuotas a pagar.
  •  Se debe de tener en cuenta el diferencial ya que es el que define el interés de la hipoteca junto con el referencial.

 

Hipotecas de tipo mixto

 

Ventajas:

  • Los plazos de amortización y las comisiones suelen ser los vinculados a las hipotecas de tipo variable.
  • Si se rige por un interés fijo cuando los índices de referencia son altos el cliente saldría beneficiado.

 

Inconvenientes:

  • El cliente no se beneficiaría si el se rige por un interés fijo pero los tipos son mínimos en el mercado.
  • Los compromisos exigidos son muy duros.

 

DAS - CTA - Boton - Claves alquilar vivienda

 

El alquiler en España

 

Pese a que los españoles tienen una destacable tendencia hacia la compra de vivienda bien es cierto que, en los últimos años se está observando un cambio de mentalidad, económico y social que ha provocado el despegue de las viviendas de alquiler, que representan un porcentaje cada vez más elevado del porcentaje total de hogares en el país.

Podemos definir como contrato de alquiler a aquel contrato por el cual una de las partes, el denominado arrendador, está obligado a transferir de forma temporal el uso y disfrute de un inmueble a la otra parte del contrato, el arrendatario, que, al mismo tiempo, deberá pagar una cuota previamente determinada por dicho uso y disfrute.

Recuerda que si eres propietario de un inmueble y tienes miedo de que tus inquilinos no cumplan con el pago de las mensualidades puedes contar con nuestro seguro de impago de alquiler mediante el que te ayudaremos siempre que lo necesites.

 

 

Ventajas de vivir de alquiler

 

  • No es necesario que el cliente disponga de una gran cuantía de ahorros para comenzar a vivir de alquiler.
  • Las gestiones y papeles a cumplimentar son menos tediosas que las que se deben realizar al comprar una vivienda.
  • Más rapidez a la hora de tomar la decisión ya que, es más fácil cambiar de vivienda en caso de equivocarse.
  • Mayor flexibilidad en términos de localización, espacio, precios y servicios ofrecidos.
  • Gastos más fáciles de controlar a lo largo del mes sin verse afectado por derramas y demás gastos imprevistos. Muchos de los gastos fiscales asociados recaen directamente sobre el propietario.

 

Inconvenientes de vivir de alquiler

 

  • La firma del contrato establece una relación obligada entre arrendatario y arrendador.
  • Suele requerirse el permiso del propietario en caso de querer realizar algún tipo de reforma ya sea estética como estructural. Esto dependerá de lo que se haya pactado en el contrato.
  • Cualquier inversión desembolsada para la mejora del piso se perderá cuando este se abandone. También dependerá de lo que se haya pactado con el arrendador.
  • La vivienda siempre estará en manos del propietario por lo que, aunque pasen muchos años pagando el inquilino nunca llegará a tenerla bajo su propiedad.
  • Una vez finalizada la duración del contrato firmado así como las prórrogas obligatorias el propietario tiene derecho a decidir si sigue alquilando la vivienda o no, pudiendo obligar al arrendatario a tener que cambiar de domicilio.
  • El precio del alquiler puede ir variando. En general tiene cierta tendencia creciente, es decir, sube cada año en función del IPC.

 

DAS – CTA de post – Claves para alquilar tu vivienda

Otros lectores también se han interesado por estos artículos:

¿Te ha sido útil este artículo?

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.