despido disciplinario

Imagina esta situación, un día llegas a tu trabajo y te comunican un despido disciplinario. A nadie le gusta perder su trabajo, pero en una situación de este tipo lo mejor que puedes hacer es mantener la calma y asegurarte de que todos los pasos seguidos por la empresa son legales.

Reclamar frente a una situación de este tipo siempre es una buena opción, solo en una de cada seis sentencias sobre despido los jueces dan la razón al empresario.

¿Cuándo te pueden despedir disciplinariamente?

Esta cuestión está regulada en 54 y 55 del Estatuto de los Trabajadores, pero también es indispensable tener en cuenta lo que diga el Convenio Colectivo.

La ley determina como causas de despido disciplinario:

  1. Las faltas repetidas e injustificadas al trabajo o llegar tarde habitualmente.
  2. La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  3. Emitir ofensas verbales o físicas contra los compañeros, los jefes o sus familiares.
  4. Abusar de la buena fe que debe existir en la relación entre empresario y trabajadores.
  5. Disminuir de forma voluntaria y continuada en el tiempo tu rendimiento en el trabajo.
  6. Acudir a trabajar de forma habitual bajo los efectos del alcohol o de las drogas.
  7. Acosar al empresario por origen racial, de religión,… o a cualquiera de sus trabajadores.

Si has incurrido en cualquiera de estas conductas, pueden despedirte de forma disciplinaria.

Pero no es tan sencillo, deben cumplirse una serie de requisitos para que ese despido sea válido:

  • El despido te lo deben comunicar por escrito, pero no es necesario que haya un preaviso.
  • La carta de despido debe indicar la causa o causas que justifican la decisión empresarial de extinguir el contrato laboral.
  • La empresa tiene un plazo de 60 días desde que conoce la infracción para proceder a este tipo de despido.
  • Es importante que conste la fecha exacta desde la que se hace efectivo el fin de la relación laboral.

¿Qué puedes reclamar en esta situación?

Si has padecido un despido disciplinario y crees que la situación no es justa, puedes reclamar para que la justicia resuelva sobre este tema y califique el despido como procedente, improcedente o nulo.

Si se determina que el despido ha sido improcedente, el empresario podrá decidir si te readmite en la empresa o si por el contrario te indemniza.

Cómo reclamar frente al despido disciplinario

Si consideras que no ha habido por tu parte una conducta que justifique un despido disciplinario, o si la empresa no ha cumplido con los requisitos que acabamos de señalar, tienes un plazo de 20 días hábiles desde la fecha de efecto del despido para reclamar frente a él. Así que lo mejor es que actúes con rapidez y te pongas en manos de un especialista en temas de Derecho Laboral lo antes posible.

El primer paso es presentar la Papeleta de Conciliación ante el Servicio de Conciliación de tu Comunidad Autónoma, puedes presentarla tú (el Servicio de Conciliación pone a tu disposición un formulario), hacerlo a través de un sindicato o puede presentarla directamente tu abogado. Lo que busca el acto de conciliación es intentar un acuerdo entre empresa y trabajador que evite un proceso judicial.

En este proceso no es obligatorio comparecer con letrado, pero en la práctica las empresas siempre acuden con abogados, por lo que como trabajador es mejor que vayas a la conciliación con un especialista en Derecho. El lenguaje jurídico puede resultar complejo para alguien que no es especialista en la materia, por eso siempre es aconsejable que cuentes con un abogado desde el primer momento.

Durante el acto de conciliación tu abogado se encargará de negociar con la parte contraria para ver si se puede alcanzar un acuerdo que te resulte lo más beneficioso posible o si por el contrario compensa más no firmar el acuerdo y acudir a la vía judicial.

¿Puedes cobrar el paro si te han despedido disciplinariamente?

La respuesta es sí. Hoy en día no hay ningún impedimento para que puedas cobrar el paro si te han despedido disciplinariamente.

El SEPE te va a solicitar tanto la carta de despido como el certificado de empresa. Además, si sospecha que se trata de un caso de fraude, este organismo puede exigirte que presentes demanda contra el despido o incluso solicitar una Inspección de Trabajo.

Si hay dudas sobre si realmente se trata de un despido disciplinario o si es más bien un cese voluntario por parte del trabajador, el abono de la prestación quedará en suspenso hasta que se resuelvan dichas dudas.