La seguridad en el trabajo es un tema que preocupa cada vez más. Las empresas son conscientes de que deben proteger la salud de sus trabajadores y ponen todos los medios posibles a su alcance, pero aun así a veces es imposible evitar ciertos accidentes.

En caso de que te veas en una situación de este tipo te interesará saber qué derechos tienes en caso de sufrir una baja por accidente laboral. Para conocerlos primero conviene aclarar qué es un accidente laboral.

Accidentes en el trabajo

Se considera accidente laboral aquel que se produce mientras estás trabajando y que te causa lesiones o daños que requieren de una atención médica. En estos casos es necesario que exista una relación de causa y efecto entre la lesión que has sufrido y el trabajo que estabas realizando.

También se consideran accidentes de trabajo los accidentes in itinere, que son los que ocurren durante los desplazamientos del trabajador desde su casa al centro de trabajo o viceversa, e incluso los desplazamientos que sea necesario realizar dentro de la propia jornada laboral.

Están protegidos frente a los accidentes laborales todos los trabajadores que lo hagan por cuenta ajena, incluso aunque no estén dados de alta en la Seguridad Social. Los trabajadores autónomos también están protegidos en estos casos, siempre y cuando hayan escogido cotizar para protegerse en caso de sufrir un accidente laboral.

Tus derechos en caso de baja por accidente laboral

Si has sufrido lesiones a causa de un incidente en el trabajo lo más común es que pases a una situación de baja por accidente de trabajo, que durará el tiempo que sea necesario hasta que te recuperes de los daños sufridos.

Asistencia médica

El primer derecho que tienes en una baja por accidente laboral es el de asistencia sanitaria. Dicha asistencia incluye todos los tratamientos que sean necesarios para que tu salud vuelva a estar bien. En función de la gravedad de la lesión que hayas sufrido, puede ir desde consultas de enfermería para curar las heridas hasta operaciones y procesos de rehabilitación.

Prestación por incapacidad temporal

Si los daños que has sufrido a consecuencia del incidente han sido lo suficientemente graves como para que no puedas trabajar durante una temporada, se te otorgará una situación de baja laboral. Mientras dure la misma recibirás una prestación por incapacidad temporal que cubrirá la pérdida de rentas ocasionada por el hecho de que no puedas trabajar a causa de la lesión o daños que has sufrido.

En los casos de baja por accidente de trabajo la prestación tiene una serie de peculiaridades, que son las siguientes:

  • Percibes la prestación incluso aunque el empresario no te hubiera dado de alta en la Seguridad Social.
  • No es necesario un tiempo mínimo de cotización para poder recibir la prestación.
  • La empresa debe abonarte íntegro el salario del día del accidente, después cobrarás un 75% de la base reguladora o el 100% si estuviera complementado en el convenio colectivo correspondiente.
  • Si tu accidente ha sido causado por una falta de medidas de higiene o seguridad en tu centro de trabajo, la prestación se puede incrementar entre un 30% y un 50% a modo de compensación. Para ello deberás poner la situación en conocimiento de la Inspección de Trabajo para que acuda a hacer una inspección y verifique si la empresa ha cumplido o no con sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales.
  • En caso de que la empresa te despida mientras estás en baja por accidente laboral, seguirás cobrando la prestación por incapacidad temporal hasta que recibas el alta. Una vez recibas el alta tendrás 15 días hábiles para solicitar el desempleo, siempre que cumplas con los requisitos exigidos.

Indemnizaciones en los casos más graves

Si las lesiones son muy graves o te incapacitan para tu puesto de trabajo, puedes pasar a una situación de incapacidad permanente. Esto implica que ya no vas a volver poder a trabajar por haber sufrido pérdidas anatómicas o funcionales. En este caso tienes derecho a solicitar una pensión o indemnización por incapacidad permanente que sustituirá a los ingresos que vas a dejar de percibir al no poder ya trabajar.

Si has sufrido una lesión que afecta a tu integridad física, pongamos por ejemplo que pierdes un dedo de la mano, pero dicha lesión no te incapacita para seguir trabajando en el futuro, puedes solicitar una indemnización por lesión no invalidante.

Además, si consideras que tu accidente ha sido consecuencia de la falta de cuidado en materia de prevención de riesgos laborales por parte de la empresa, puedes reclamar judicialmente responsabilidad a la misma para que te indemnicen y revisar el convenio colectivo por si figurara además alguna indemnización.

Para ello deberás contar primero con un informe de la Inspección de Trabajo que acredite que ha habido negligencia por parte de la empresa. Suele actuar de oficio, pero si no lo hace puedes contactar con ella para que inicie la investigación.

Si el informe de la Inspección de Trabajo determina que la empresa no ha cumplido sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales, puedes interponer demanda para recibir la indemnización que legalmente te corresponde. Para ello necesitarás contar con abogado especializado.