Aviso sobre nuestros seguros y servicios

Hemos detectado que la IP tu dispositivo no se encuentra en España. Te informamos de que no podemos ofrecer seguros ni servicios jurídicos fuera de la legislación española.

Contrato de alquiler de habitación ¿se formaliza por escrito?

contrato alquiler habitacion

Recurrir a alquilar una habitación es muy frecuente entre estudiantes que están desplazados fuera de su ciudad, pero la tendencia se extiende a cada vez más colectivos y por eso el contrato de alquiler de habitación cobra cada vez más importancia.

Se trata de un acuerdo en virtud del cual una persona (el arrendador, que puede ser el propietario de la vivienda o el inquilino de la misma) cede a otra el uso en exclusiva de una habitación y el uso compartido de las zonas comunes de la vivienda a cambio de un precio.

En este caso el contrato no se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos, sino por lo dispuesto en el Código Civil.

 

La forma del contrato de alquiler de habitación

Lo más recomendable es que el contrato sea siempre de forma escrita, así las partes pueden tener más claros tanto sus derechos como sus obligaciones.

Si el contrato es verbal y no se llega a un acuerdo sobre la duración del mismo se entenderá que es anual si la renta se paga por años, mensual si se paga por meses o incluso diario si se paga por días.

En el caso de formalizar el contrato por escrito la duración será la pactada expresamente por las partes.

 

Datos que deben figurar en un contrato de alquiler de habitación

El documento debe especificar claramente la habitación sobre la que tendrá uso exclusivo el inquilino y el resto de áreas de la vivienda que se considerarán de uso compartido.

 

DAS - CTA - Boton - Claves alquilar vivienda

 

Para evitar conflictos la duración del arrendamiento debe quedar clara para las partes desde el principio, así como el funcionamiento de las prórrogas y el tiempo de preaviso que cada una de las partes debe respetar si quiere romper el contrato.

Otro dato esencial que debe constar en el documento es la cuantía de la renta y la forma y tiempo de pago. Al tratarse de una vivienda compartida también se debe establecer un sistema de reparto de los gastos comunes: luz, agua, etc.

 

Prohibición de subarrendar

Un aspecto importante a tener en cuenta es que si el contrato no dispone lo contrario el inquilino de la habitación puede subarrendarla. Si se desea eliminar esta posibilidad lo mejor es prohibir el subarriendo de la habitación en el contrato.

 

Garantías en el contrato de alquiler de habitación

Aunque hay notables diferencias con respecto al alquiler de una vivienda completa, en el caso de alquilar una habitación también se pueden exigir garantías al arrendatario.

En este caso la fianza funciona exactamente igual que en cualquier otro contrato de arrendamiento. El inquilino abona una cantidad en concepto de fianza y al final del contrato, si no queda ninguna deuda por saldar y devuelve la habitación y las zonas comunes en la forma pactada, puede recuperarla.

Es recomendable pedir la constitución de garantías, pero en ningún caso es obligatorio cuando se trata del alquiler de una habitación.

La mejor manera de procurar que la relación entre arrendador y arrendatario se desarrolle con normalidad es contar desde el principio con un contrato de alquiler de habitación debidamente redactado por un especialista legal.

 

  

DAS – CTA de post – Claves para alquilar tu vivienda

Otros lectores también se han interesado por estos artículos:

¿Te ha sido útil este artículo?

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.