contrato de alquiler de vivienda

Alquilar una vivienda es una acción que probablemente todos hemos hecho alguna vez, ya sea jugando el papel de inquilino o de propietario, pero en el momento de negociar el contrato pueden surgir algunas dudas y te puedes preguntar cómo hacer el contrato de alquiler y proteger tus intereses. Necesitarás un mínimo conocimiento de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y saber cómo regular cada cláusula.
En estos casos es aconsejable dejarse asesorar por un abogado especializado en temas inmobiliarios, para que te oriente en cuanto a qué se debe regular y cuál es la mejor forma de hacerlo . Los aspectos que deberás tener en cuenta sobre cómo hacer un contrato de alquiler de una vivienda son los siguientes:

Qué se alquila

En el contrato se debe describir con detalle dónde está la vivienda que se alquila (calle, número, piso y población), cuántos metros cuadrados tiene, cómo está distribuida y si se alquila con garaje y trastero o muebles.

 

DAS - CTA - Boton - Claves alquilar vivienda

 

Cuánto va a pagar el arrendatario

Lo primero que negocian el arrendador y el arrendatario es el precio del alquiler o renta. Además de este importe, es posible que se le repercutan al inquilino gastos como los de comunidad o impuestos como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), lo que puede hacer que el precio total por el alquiler aumente.

Qué garantías se van a entregar

El inquilino deberá entregar la fianza legal que consta en un mes de renta para viviendas y de dos meses para locales, oficinas o naves. Si lo acuerdan entre el propietario y el arrendatario, éste tendrá que entregar además un aval bancario o un depósito en efectivo, en garantía del cumplimiento del contrato.
En el caso del aval bancario, el banco garantiza el cumplimiento del contrato y en el caso del depósito en efectivo el arrendatario entrega al arrendador una cantidad de dinero que cubrirá los casos de cumplimiento del contrato.

Cómo se va a actualizar la renta

Lo más habitual es que la renta se revise cada año y que esta revisión se haga aplicando el IPC (Índice de Precios al Consumo) o el Índice de Garantía de Competitividad. Si arrendador y propietario no establecen en el contrato que la renta se revisará conforme al índice que elijan, la renta no se revisará.

Cuánto va a durar el contrato

El inquilino y el propietario pueden acordar la duración del contrato que quieran, pero el contrato se prorrogará hasta que alcance una duración mínima de tres años de duración.
La prórroga del contrato no se produce si el inquilino informa al arrendador por escrito con una antelación de un mes respecto a la finalización del contrato, que no quiere prorrogar dicho contrato. Por otro lado, tampoco se prorrogará si el arrendador comunica al arrendatario que necesita la vivienda arrendada como su vivienda permanente o para alguno de sus familiares en primer grado de consanguinidad una vez pasado el primer año de contrato.

Qué obras se pueden hacer

En cuanto a las obras que se pueden hacer en el piso, lo más habitual es que el arrendatario no puede hacer obras que afecten a la configuración del piso, pero sí podrá hacer pequeñas reparaciones de desperfectos que se deban al uso normal de la casa.
La obligación más importante del arrendador es la de mantener la vivienda habitable, esto quiere decir que deberán funcionar perfectamente instalaciones como la luz, el agua o el gas y cualquier otro sistema que afecte a la habitabilidad.
Por lo tanto, hacer un contrato de arrendamiento es sencillo, simplemente deberás tener en cuenta las precauciones que hemos visto y reflejar todo lo que hayas pactado por escrito para evitar dudas en el futuro.

 

DAS – CTA de post – Claves para alquilar tu vivienda