Cambios más destacados en la Ley de Arrendamientos Urbanos

Tras la publicación en el BOE el Real Decreto-ley 21/2018 de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, la entrada en vigor de esta modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) se produce para el 19 de diciembre de 2018. A continuación detallamos los cambios más destacados:

1.- Modificación de la duración del plazo del arrendamiento de vivienda

Se aumenta el plazo legal mínimo en el que el inquilino puede permanecer en la vivienda arrendada. Si el arrendador es persona física el plazo es de 5 años y si es persona jurídica el plazo es de 7 años

Transcurrido este plazo si ninguna de las partes manifiesta lo contrario el arrendamiento se prorroga tácitamente durante 3 años.

Inicialmente la LAU 29/1994 establecía un plazo mínimo de 5 años con una prórroga de 3 años, fue en junio de 2013 que se reformó rebajando el plazo a 3 años con una prórroga de 1 año.

2.- Límite a las garantías adicionales a la fianza

Tal y como ya establecía la LAU, los propietarios podrán exigir una fianza de 1 mes para los arrendamientos de vivienda y de 2 meses para los arrendamientos de uso distinto a vivienda (local).

La reforma actual establece que el arrendador de una vivienda no podrá exigir al inquilino una garantía adicional al margen de la fianza. Únicamente podrá hacerlo, siempre y cuando el importe sea inferior a dos mensualidades, en contratos de larga duración (superior a 5 años o 5 dependiendo de si el arrendador es persona física o jurídica).

3.- Paralización del proceso de desahucios en situaciones de vulnerabilidad

El Juzgado, en el requerimiento de pago, debe informar al inquilino de la posibilidad de acudir a los servicios sociales si se encuentra en una situación de vulnerabilidad.

Si los servicios sociales estiman que existen indicios de vulnerabilidad, lo comunicaran al Juzgado que suspenderá el procedimiento hasta que se adopten las medidas oportunas, por un plazo máximo de 1 mes si el arrendador es persona física o de 2 meses si es persona jurídica.

4.- Gastos de gestión inmobiliaria

La reforma establece que los gastos de gestión inmobiliaria y de formalización del contrato serán a cargo del arrendador, cuando este sea persona jurídica, exceptuando aquellos servicios que hayan sido contratados por iniciativa directa del arrendatario.

5.- Exención del impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales

Quedan exentos del pago de este impuesto los arrendamientos de vivienda.

6.- Modificación de la Ley de Propiedad Horizontal

El Real Decreto también modifica la Ley de Propiedad Horizontal en dos extremos:

1.- Incrementa del 5% al 10% el fondo de reserva que las comunidades de propietarios deben tener para obras de conservación y reparación de la finca.

2.- Permite a las comunidad de vecinos limitar o vetar los arrendamientos turísticos siempre que lo acuerden las 3/5 partes de los propietarios. Esta medida aplica a los nuevos alquileres turísticos no a los anteriores.

Otros lectores también se han interesado por estos artículos:

¿Te ha sido útil este artículo?

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.