Inicio/Contratos/¿Qué es la carencia de alquiler?

¿Qué es la carencia de alquiler?

Publicado en: 30 junio 22,

Modificado en: 07 julio 22

¿Eres propietario y necesitas hacer reformas y/o reparaciones en tu inmueble, pero también tienes inquilinos interesados en arrendar tu vivienda? Te explicamos qué es el periodo de carencia de rentas de alquiler y cómo utilizarlo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el periodo de carencia de un alquiler?

El periodo de carencia hace referencia a un tiempo durante el cual el arrendatario está exento de pagar la cuantía del alquiler al arrendador. Esto sucede normalmente porque, en el momento de firmar el contrato de alquiler entre propietario e inquilino, la vivienda no se encuentra todavía en las condiciones óptimas para vivir.

Si bien es habitual que la carencia de alquiler se produzca principalmente en el caso de alquileres comerciales, también puede suceder con inmuebles destinados a la vivienda por motivos como, por ejemplo, que todavía esté pendiente alguna reparación importante, que la reforma que se está llevando a cabo todavía no haya sido finalizada o que todavía no se hayan dado de alta los suministros.

¿Cómo funciona el periodo de carencia de un alquiler?

Tal y como se ha comentado en el apartado anterior, el periodo de carencia conlleva que el inquilino no tenga que pagar la renta durante el periodo de finalización de las reparaciones u reformas. Este periodo suele abarcar uno o dos meses, con total independencia del coste de las obras y de si estas finalmente se han materializado o no. Eso sí: una vez firmado el plazo de carencia, este no tiene por qué ser modificado incluso si las obras o reparaciones se alargan.

El periodo de carencia en el contrato de alquiler

El periodo de carencia debe figurar en el contrato de alquiler, así como toda la información relativa a la duración del mismo, como las reparaciones o reformas que se están llevando a cabo y quién es el responsable de los costes de las obras. Si bien lo habitual es que el periodo de carencia sea pactado entre propietario e inquilino al inicio del contrato, este se puede establecer posteriormente.

Asimismo, en el momento en que el periodo de carencia ya forma parte del contrato definitivo de arrendamiento, el inquilino debe pagar la indemnización correspondiente al propietario en caso de que decida rescindir el contrato durante los 6 primeros meses de vigencia.¿Debo aceptar un periodo de carencia como propietario?

Un periodo de carencia puede parecer lógico en caso de haber encontrado al inquilino ideal, pero sin que la vivienda se encuentre todavía lista para ser habitada. Por supuesto, esto supone un beneficio tanto para el propietario, que puede arrendar su piso al candidato que quiere, como para el futuro inquilino, ya que podrá acceder a la vivienda que desea sin necesidad de pagar el alquiler durante el periodo que duren las obras o reparaciones.

Con todo, y aunque la ley determine que no es necesario finalizar los arreglos durante el periodo de carencia, el inquilino sí espera que lo hagas o que, al menos, el periodo de finalización no entorpezca su día a día. En este sentido, te recomendamos que seas realista con la duración de las obras y de las reparaciones y que lo que acuerdes con el inquilino sea algo que se vaya a cumplir con el fin de no generar una relación de desconfianza o de malestar que te pueda acarrear problemas no sólo con el presente inquilino, sino con inquilinos futuros.

Además, para que estés totalmente tranquilo y sin preocupaciones durante el tiempo que dure el contrato de alquiler, en DAS Seguros ponemos a tu disposición nuestro Seguro de Impago de Alquiler para propietarios, que te asegura el cobro de las rentas y el pago de los suministros en caso de que tu inquilino deje de pagar, la reclamación por incumplimiento de otros seguros, asistencia jurídica ilimitada, ¡y mucho más! Contacta ya con nosotros y te informamos de manera gratuita.

Comparte el artículo

Artículos relacionados