Inicio/Contratos, Impago/¿Para qué sirve la fianza de un alquiler?

¿Para qué sirve la fianza de un alquiler?

Publicado en: 16 febrero 21,

Modificado en: 16 febrero 21

Si quieres saber qué es la fianza de un alquiler, para qué sirve o en qué casos puede no ser devuelta al arrendatario de una vivienda, en este artículo intentamos aclarar las principales dudas que te puedan surgir sobre este tema.

¿Qué es la fianza de un alquiler?

La fianza de alquiler se utiliza como garantía ante impagos o posibles desperfectos que el inquilino pueda realizar sobre la vivienda y/o los bienes que esta contenga. La ley establece una cuantía máxima de una mensualidad de renta.

Una vez transcurrido el plazo de duración mínima establecido en el contrato, y acordada por las dos partes la prórroga, el arrendador podrá exigir al inquilino que complemente la fianza prestada inicialmente hasta el equivalente a la renta de una mensualidad pactada en el contrato si esta fuera superior.

En cualquier caso, la fianza de alquiler es una garantía que el propietario debe depositar en un organismo oficial que dependerá de la comunidad autónoma en la que se encuentre.

¿Cuándo se tiene que devolver la fianza de un alquiler?

La devolución de la fianza de alquiler se producirá en el momento de finalización del contrato arrendamiento de la vivienda. La cuantía que se devolverá por parte del arrendador podrá variar de la inicialmente entregada, esto dependerá de si existen suministros pendientes de pago por parte del inquilino, si se han realizado desperfectos o cualquier otra causa justificada.

Desde la finalización del contrato de alquiler, el arrendador tiene un plazo máximo de un mes para devolver la fianza al inquilino. En caso de que no se realice esta devolución el inquilino podrá interponer una demanda como reclamación legal.

¿Qué se puede descontar de la fianza de un alquiler?

Las causas más comunes de que se descuente dinero de la fianza son las siguientes:

  • Mensualidades pendientes de pago: si el inquilino no ha realizado el pago de alguna de las rentas.
  • Finalización del contrato por finalizarlo en fechas antes de tiempo: según la Ley de Arrendamientos Urbanos, el inquilino podrá dejar el piso sin entrar en penalizaciones si ha cumplido su contrato durante seis meses, siempre que se comunique con una antelación mínima de treinta días. Sin embargo, si existe alguna cláusula contractual con respecto a los tiempos establecidos por ley, el arrendador podrá exigir al inquilino una indemnización la cual puede ser descontada de la fianza.
  • Suministros pendientes de pago: habitualmente los contratos de alquiler finalizan sin que todos los suministros hayan sido abonados, por lo que es frecuente que este valor se reste de a la fianza de alquiler.
  • Desperfectos en el inmueble: el arrendador podrá descontar de la fianza la cuantía proporcional a los desperfectos ocasionados y no solventados por su inquilino.
  • Gastos de limpieza: el arrendatario debe devolver el piso del mismo modo en que se lo entregaron. Es recomendable realizar fotografías de la vivienda al inicio del contrato para poder constatar esto si es necesario.

En todo caso, si tienes dudas, o estás pensando en poner tu propiedad en alquiler, te recomendamos que, antes de nada, nos consultes. En Grupo DAS encontrarás todo el asesoramiento que necesitas, además de toda una serie de productos de cobertura jurídica, que te permitirán ahorrar tiempo, dinero y quebraderos de cabeza.

Revisar redacción. No hay incumplimiento.  De acuerdo con el artículo 11 LAU el inquilino podrá desistir del contrato de arrendamiento a partir de los seis meses, siempre que se comunique al arrendador con una antelación mínima de treinta días. No obstante, ello puede dar lugar a que el arrendador/propietario tenga derecho a cobrar una indemnización, la cual puede ser descontada de la fianza.

Comparte el artículo

Artículos relacionados